Entrevista a Vicente Nomdedeu presidente de Ascer

El clúster cerámico es una industria de origen y capital español, puntera en el mundo en tecnología, calidad, prestigio y diseño.

Desde principios de año, Vicente Nomdedeu Lluesma preside la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (Ascer), tras el fallecimiento de Isidro Zarzoso. Nomdedeu, nacido en Alcora (Castellón), dirige la firma familiar Azteca y tiene una amplia experiencia en los órganos de gobierno de la patronal castellonense.

¿Cuál es la historia y la razón de ser de ASCER?

ASCER (Asociación Española de Fabricante de Azulejos y Pavimentos Cerámicos) nace en 1977 por lo que recientemente celebramos nuestro XXV aniversario. En la actualidad representa aproximadamente al 95% de la producción, convirtiéndose en una de las asociaciones sectoriales de mayor representatividad en España. Su sede social está en Castellón de la Plana debido a que la industria se encuentra concentrada en la provincia, conformando un clúster o distrito industrial. ASCER está concebida como una organización de apoyo, defensa y promoción de los intereses generales y comunes de la industria cerámica. Sus actividades vienen definidas por la conveniencia o necesidad de una actuación conjunta en aquellos campos en los que las empresas, individualmente, no pueden llevar a cabo con éxito ciertas acciones, o éstas se logran a un elevado coste.

¿De qué manera pueden los azulejos y los pavimentos cerámicos mejorar nuestra calidad de vida?

Las baldosas cerámicas nos acompañan en nuestro día a día desde la antigüedad, y han extendido su uso y prestaciones hasta cotas impensables hace unos años. Se trata de un material que aporta infinidad de ventajas en su uso: durabilidad, facilidad de mantenimiento, resistencia al fuego, a los rayos ultravioleta, al desgaste… Además de ofrecer una infinita gama de acabados, formatos y diseños.

¿Cómo ha evolucionado el sector en los últimos años?

El clúster cerámico tiene una importancia singular para la economía valenciana y española porque es una industria de origen y capital español, puntera en el mundo en tecnología, calidad, prestigio y diseño. En la actualidad, somos el primer productor europeo y el segundo exportador mundial en volumen, de hecho, somos el tercer sector industrial español que más superávit comercial aporta a España. A pesar de las dificultades que ha comportado la crisis, el sector sigue siendo competitivo. Lo demuestra tanto su capacidad de exportación a más de 190 países de todo el mundo, a pesar del incremento de la competencia, como el hecho de que las importaciones sólo cubren el 7% del consumo nacional. Por todo ello, la industria cerámica se presenta como un claro ejemplo de industria asentada y con origen en Europa capaz de competir con éxito en un mercado global y de crear riqueza y empleo en su entorno.

¿Y cuál cree que es el futuro de este sector?, ¿hacia dónde se encamina?

La demanda mundial de baldosas cerámicas sigue creciendo anualmente. La producción mundial se estima que ha crecido un 85% en los últimos 10 años, y un 1% en 2016 (datos del último WCTF celebrado en China). Nos movemos en un entorno altamente competitivo, esta creciente competencia de terceros países nos hace trabajar día a día para no perder cuota de mercado y mantener nuestro posicionamiento en los mercados. Los costes crecientes de producción y la mayor exigencia en materia normativa y regulatoria que en ocasiones nos sitúa en una posición de desventaja frente a otros productores. Nuestro reto es mantener -y mejorar- nuestra cuota de mercado siendo capaces de trasladar a nuestros mercados el valor añadido que los productos de Tile of Spain ofrecen.

¿Considera que la reciente norma UNE 138002 ayudará a impulsar la calidad de ejecución/instalación de los revestimientos cerámicos?

Se trata de la primera norma a nivel nacional en el ámbito de colocación cerámica y opinamos que supone una herramienta muy beneficiosa para todos los agentes del sector. El sector de los revestimientos con baldosas cerámicas en España ha evolucionado en gran medida en los últimos años y su complejidad ha aumentado a la par que la oferta de productos cerámicos, materiales de instalación y sistemas constructivos. La carencia de una norma de referencia consensuada que contribuyese a la reducción de las patologías que lastran el sector y que mejorase la experiencia de uso del cliente final de la instalación obstaculizaba la calidad en la instalación.

¿Cómo ayudará a divulgar ASCER dicha norma entre prescriptores y técnicos del sector?

Desde ASCER estamos difundiendo la norma entre nuestros asociados (con jornadas y entrega de ejemplares) así como entre públicos interesados como son los arquitectos y aparejadores de la administración pública. Aprovechamos toda ocasión que se nos brinda en los foros adecuados para divulgar la norma. También estamos facilitando la adquisición de ejemplares por parte de las empresas miembro.

Recientemente ASCER ha publicado que el precio medio de la baldosa cerámica Made in Spain era de 6,5€/m2, con una mejora del +1,3% de respecto al año anterior. ¿Cree que el consumo del mercado nacional, con cada vez más interés en el gran formato y el porcelánico, está contribuyendo en dicho incremento del precio medio por metro cuadrado? ¿Cuál es el camino para dar más valor a nuestra cerámica

No nos suele gustar hablar de precios medios tan generalizadamente, puesto que hay que tener en cuenta que vendemos a prácticamente 190 países y con una amplísima oferta que va desde piezas con un alto valor añadido o muy técnicas, a piezas básicas con un precio menor. España, como el resto del mercado europeo, es un mercado maduro y con una demanda de producto de calidad y con un alto grado de diseño. Desde ASCER trabajamos porque la marca paraguas Tile of Spain sea cada vez más sinónimo de una cerámica de prestigio, con un diseño atractivo y la última innovación aplicada.

¿Les resulta muy difícil a los fabricantes vender sus productos en el mercado exterior?

Creo que las cifras hablan por sí solas: el 76% de las ventas totales se destinan a exportación, y estamos presentes en 190 países. Somos un sector netamente exportador y llevamos muchos años ya en los mercados internacionales, si bien es cierto que en los últimos años estamos viendo con preocupación como el número de barreras y obstáculos al comercio crece preocupantemente.

¿Cree que es un sector que invierte lo suficiente en I+D? La I+D+i tiene una gran importancia en el sector, somos líderes a nivel mundial en cuanto a desarrollo de nuevas tecnologías y mejora de las prestaciones de producto. El estar conformados como un clúster industrial nos beneficia, ya que proveedores (especialmente maquinaria y esmaltes) y fabricantes innovan conjuntamente. Además, contamos con el Instituto de Tecnología Cerámica, clave para la competitividad de la industria y referente a nivel mundial en su campo.

¿Cuáles son los retos que se le presentan este año a la asociación? ¿Y a largo plazo?

Las empresas seguimos en el camino de reflexionar y formular cada una nuestras estrategias competitivas o empresariales. Hasta ahora, las empresas del sector han competido por diferenciación y/o por costes; ambas estrategias demuestran que a corto plazo están funcionando, pero es conveniente poner el foco en el largo plazo también, donde pienso que la diferenciación y posiblemente la especialización sean imprescindibles para conseguir un desarrollo creciente y sostenible.

¿Qué papel juega la sostenibilidad en ASCER?

La industria cerámica española viene apostando, desde hace años, por la aplicación en el proceso productivo de las mejores técnicas disponibles para optimizar aún más el proceso tradicional y hacerlo más ecológico, alcanzando el mejor ratio de eficiencia energética 36 RM 23/2018 “SOMOS LÍDERES A NIVEL MUNDIAL EN CUANTO A DESARROLLO DE NUEVAS TECNOLOGÍAS Y MEJORA DE LAS PRESTACIONES DE PRODUCTO” por unidad de producto de la industria de baldosas cerámica mundial.De hecho, España e Italia son, en conjunto, los países más punteros en eficiencia energética en la fabricación cerámica, a gran distancia del resto de productores.

Desde ASCER impulsamos la adopción de aquellas tecnologías y procesos que ayuden a mejorar la sostenibilidad del sector, mediante acuerdos, formación, etc.

Usted ha sido nombrado presidente muy recientemente, ¿qué aspectos destacaría de su predecesor, el Sr. Isidro Zarzoso?

La repentina desaparición de Isidro nos dejó consternados, era un hombre al que todo el sector le tenía un gran aprecio, no sólo por su labor al frente de la asociación, o por su condición de hombre hecho a sí mismo, sino porque era una persona muy cercana y que se hacía querer allí donde iba. Los recientes éxitos comerciales con la victoria en los expedientes antidumping de Marruecos y China son sin duda los principales hitos de su mandato. Sin embargo, me gustaría recalcar que la labor de presidente se trata de un camino largo, con acciones en las que no se adivina un fin, es una labor diaria, de ir sembrando. Sus reclamaciones en materia de rehabilitación y reforma, defensa de la cogeneración, apoyo al ITC, etc., eran constantes en su agenda.

¿Cuáles son sus objetivos como presidente de ASCER?

Durante mi mandato voy a seguir las líneas ya fijadas por mi predecesor, las preocupaciones del sector siguen siendo las mismas: defensa comercial del sector, reclamaciones en materia de rehabilitación y reforma, exigencia de un marco regulatorio estable y justo, defensa de la cogeneración, etc. En general, mis metas son mejorar el posicionamiento de ASCER ante las diferentes instituciones y, sobre todo, ayudar al sector en el escenario de competencia atroz en el mercado internacional.