La industria de la construcción emplea alrededor del 7% de la población mundial en edad de trabajar y es uno de los sectores más grandes de la economía mundial, con un gasto anual de $10 billones en bienes y servicios. Pero la productividad de está industria está estancada.

Un estudio de la consultora McKinsey certificó que la industria de la construcción tiene una tasa de crecimiento de productividad menor al 1% en comparación con el 2,8% mundial, es una industria que tarda en adoptar nuevas tecnologías y técnicas de administración que podrían aumentar su valor en $1,6 billones.

Varias empresas en Silicon Valley han decidido diseñar su propia hoja de ruta para aumentar la productividad de este sector impulsando la introducción de las fotografías en 360° y el uso de machine learning en esta industria, facilitando la documentación fotográfica del progreso en obra, reduciendo el número de visitas necesarias para controlar su progreso y conectando en una misma plataforma a proyectistas, constructores e inversores. Se trata de una tecnología que hace al sector más sostenible y que explora las mejoras que la digitalización puede aportar a los equipos de construcción.

Entre estas empresas se encuentra HoloBuilder, de origen alemán, que apostando por la innovación tecnológica, ha sido la primera en introducir la localización de las imágenes sobre los planos de construcción, TimeTravel y reconocimiento de objetos en su plataforma.

Localizar las imágenes sobre los planos de construcción, en lugar de la clásica organización en carpetas, evita el procesado de las fotografías y facilita a todas las partes implicadas saber qué está pasando en cada lugar de la obra sin necesidad de estar familiarizado con ella.

El TimeTravel permite “viajar en el tiempo” y comparar el estado de la obra en momentos distintos o comparar el estado de la obra en un momento concreto con el modelo original. Esto permite comparar el progreso planeado con el progreso real. También permite hacer visitas virtuales a la obra una vez ya está inaugurada y en uso, muy útil para evitar reconstrucciones.

Incluir reconocimiento de objetos en las imágenes tomadas facilita la búsqueda de materiales, objetos o zonas en la obra. Esta tecnología es la misma que utilizan las empresas que están tratando de lanzar al mercado los famosos coches autónomos, consiste en incluir un algoritmo que sepa procesar las imágenes con el fin de detectar patrones para que el software pueda distinguir unos objetos de otros.