El pasado 9 de febrero llegó a Berlín Unfinished, la exposición ganadora del León de Oro de la última Bienal de Venecia de Arquitectura. Este espacio presenta una selección de trabajos que muestran cómo la creatividad y el compromiso pueden trascender las limitaciones materiales.

La Akademie der Künster de Berlín ha acogido Unfinished, una adaptación de la exposición del Pabellón de España en la última Bienal de Venecia de Arquitectura, que fue galardonada con el León de Oro al Mejor Pabellón Nacional. Se trata de un proyecto que nace como respuesta a la problemática surgida en España después de la crisis posterior al boom inmobiliario. La situación económica llevó a muchos estudios de arquitectura a reflexionar acerca del paso del tiempo en la arquitectura y a responder desde la serenidad y sensatez frente a los desmanes del pasado.

Unfinished muestra una arquitectura combativa, basada en conceptos como reasignación, adaptabilidad o reapropiación, ofreciendo una visión novedosa sobre cómo los arquitectos españoles han reflexionado y reaccionado con nuevas estrategias.

Con motivo de la exposición, se celebró una jornada en la que arquitectos alemanes y españoles discutieron sobre los marcos restrictivos para la práctica arquitectónica, especialmente desde el punto de vista de la próxima generación, y cómo aún es posible realizar un diseño excelente ante la crisis y el cambio.

El impacto de la crisis

España es uno de los países donde el impacto de la crisis económica más ha afectado a la práctica de la arquitectura. En poco tiempo se han erigido edificios sin ninguna finalidad, y la ausencia de reflexión respecto a la necesidad o vigencia de estas obras hizo que muchas quedaran abandonadas debido a la inviabilidad económica para su finalización o mantenimiento.

La muestra recoge ejemplos de arquitecturas realizadas en los últimos años, nacidas de la renuncia y de la economía de medios, pensadas para evolucionar y adaptarse a necesidades futuras y que confían en la belleza del paso del tiempo. Proyectos que entienden la arquitectura como inacabada, en constante evolución, y al servicio del ser humano, en un momento de incertidumbre respecto a la profesión que hace relevante su consideración en nuestros días.