El cemento es uno de los prioritarios materiales de la construcción utilizados para viviendas, edificios, puentes  y todo tipo de construcciones.

El consumo de este material ha crecido un 14,1% en los primeros tres meses del año, alcanzando casi las 2.869.554 toneladas, lo que supondría un aumento de 353.893 más que en el 2016.Según datos de la Agrupación de Fabricantes de cemento de España (Oficemen)

Según palabras de Aniceto Zaragoza, director general de Oficemen: “A esto tenemos que añadir con preocupación, que el actual motor de la construcción, la edificación, no puede por sí sola garantizar la recuperación del sector si no se acompaña, y pronto, de una reactivación de la obra pública”. Ya que este ligero repunte es un factor inesperado y puntual.

“La no inversión en obra pública, está afectando a la calidad de las infraestructuras, imprescindibles para que la industria española pueda operar y mantener su aportación al PIB, siendo la única vía para consolidar una salida real y continuada de la crisis para nuestro país”, sentenció.

Por otro lado si hablamos de exportaciones de cemento, estas cayeron cerca de un 9% el pasado mes de febrero, lo que supone una pérdida de más de 55.000 toneladas.

En marzo de este año sorprende la crecida del consumo un 21.5% debido en parte al “desajuste” de días laborales provocado por el hecho de que el año pasado La semana santa se celebrara en dicho mes. Rondando en el mes de marzo de 1.1 millones de toneladas, cifra considerada aun baja por los valores medios óptimos para un país como España, donde deberían rondar los dos millones de toneladas de consumo mensual.

Según Zaragoza “continuamos mirando las cifras de crecimiento con optimismo pero con cautela, dados los bajos valores absolutos de partida”.